¿Crees que tu empresa puede mejorar? ¿Sabes por qué no lo ha hecho hasta ahora? ¿Te consideras un empresario completo? ¿Y un líder efectivo? ¿Qué tal gestionas tu tiempo? ¿Cuáles son las barreras que encuentras a la hora de poner en marcha tus planes de acción?

Un buen plan de formación de los empleados optimiza los resultados, la imagen de marca y el prestigio de la misma.

“Piensa en un momento en el que te hayas sentido vivo y atento al 100%: Entregado. Los deportes y el sexo son dos ejemplos estupendos. Te conviertes a veces en alguien que no eres tú. Sin embargo, cuando la mente carece de un foco de atención externo, empieza a crear problemas que resolver, aunque sean problemas intrascendentes. Si te concentras en algo; una meta ambiciosa y aparentemente imposible, que te obligue a crecer, esas dudas acaban desapareciendo. Ven y hagámoslo”