Tenía pendiente escribir sobre los principios. Los he nombrado en varios post y quería mostraros cómo se eligen y por qué es importante hacerlo.
¿Recordáis este fragmento sacado del post del 29 de Junio de 2015?:
“No digo que las técnicas no son realmente importantes; ¡Ya lo creo que lo son! Pero si no están basadas en la ética del carácter, no os servirán de mucho. Si no tienen su anclaje en valores o en principios, no seréis más que un buitre más buscando carroña o un lobo más con piel de cordero. Ese tipo de éxito actual el cual se esfuma con facilidad es como la punta de un iceberg. Es lo que está por encima del agua. Pero la gran masa del iceberg está por debajo. La gente con frecuencia no trabaja en la base, donde está la gran masa, donde está el impacto mayor a largo plazo. Demasiada gente gasta toda su energía en la punta del iceberg aprendiendo técnicas que otros puedan ver. Los programas cambian, las prácticas cambian, los principios NO cambian”.
Son los principios los que pueden obtener de ti el máximo potencial, independientemente de la situación en la que te encuentres. Al ser fiel a ellos, responderán a la pregunta “¿para qué estoy aquí? O ¿cuáles son los principios que quiero que gobiernen mi vida?”.
Tener, no sólo un principio, sino una serie de principios que gobiernen tu vida, te servirán para tener una confiabilidad duradera, un impacto en los demás y en tu persona a largo plazo, una identidad, autoconfianza. Conseguirás seguridad y autoestima. Serás un referente para los demás. Ellos te harán ser lo que eres o lo que quieres llegar a ser. Lo que somos comunica mucho más que lo que decimos o hacemos. No se llega al éxito sin una serie de principios.
Es vital, no solo para las personas, sino para las organizaciones. Todas las grandes compañías tienen sus propios principios. Si eres gerente de una empresa, creo que tendrás claro cuáles son los valores de tu organización. Esos que todos los empleados y estamentos han de tener muy claros para trabajar en sintonía y homogeneidad. Si tus empleados conocen, comparten y practican los principios de tu empresa, el éxito de la misma está prácticamente garantizado.
No se puede ser proactivo si no tienes tus principios grabados a fuego. Son los pilares que anclan toda tu vida. Si aún no tienes unos principios definidos, aquí te muestro cómo los puedes elegir.
En primer lugar, os detallo una serie de valores y principios. En esta lista no están todos. Si se te ocurre alguno más, simplemente añádelo a la lista o coméntalo para que las demás personas lo sepan.
Lista de principios:
Honestidad, puntualidad, responsabilidad, familia, amor, decencia, aprendizaje, docilidad, sensibilidad, comunicación, compasión, servicio, libertad, voluntad, paciencia, sencillez, amistad, respeto, alegría, gratitud, sinceridad, contribución, honestidad, solidaridad, generosidad, prudencia, autodominio, sacrificio, independencia, optimismo, superación, innovación, comprensión, bondad, lealtad, perdón, empatía, valentía.
En segundo lugar, selecciona 12 principios. Aquellos que quieres que sean tus pilares.
Tercer paso: de esos 12 principios, elimina cuatro de ellos y quédate sólo con ocho. Apuesto a que esto ya te costará más. Esos principios que quieres que gobiernen tu vida.
Bien; una vez los tengamos, vamos a eliminar 3. Nos quedaremos únicamente con 5 principios. 5 principios que deberás grabar a fuego en tu mente y ser fiel a ellos, independientemente de la situación en la que te encuentres. Este paso es mucho más complicado. Es difícil priorizar y afinar tanto, ¿verdad?
Te diré un pequeño truco para el último paso; cuando estés con los ocho últimos principios, pregúntate con cada uno de ellos: ¿Podría yo vivir sin este principio?
Responder a esa pregunta hará que la elección sea más sencilla y por supuesto más certera.

Antes de irme te muestro cuáles son los míos: Familia, superación, alegría, autodominio y valentía. Cada día que pasa puedo encontrarme con situaciones que exigen tener el control, elegir una respuesta proactiva y tener libertad para manejar las riendas de mi vida, y no seré efectivo si no soy fiel a mis principios.

 

 

¿Cuáles son los tuyos? ¡Compártelos conmigo!
Si has elegido la solidaridad, la gratitud o la contribución como uno de tus valores, no olvides compartir este post. Si no… también. Harás que mi web crezca si lo haces.