La moda que existe hoy en día, esa de nombrar obligadamente en inglés aquellas palabras que tienen perfectamente significado en español, me incita a llamarlo Empowerment; no obstante, yo personalmente prefiero llamarlo Empoderamiento.

 

Es posible que a muchos de vosotros ya os hayan llegado rumores sobre esta cualidad o herramienta, muy útil para tu equipo de trabajo. A continuación paso a detallar ciertas claves para llevarlo a cabo de forma correcta y cuáles son los beneficios que obtendréis en vuestra organización.

 

Empowerment: El hecho de delegar poder y autoridad a los subordinados, y de conferirles el sentimiento de que son responsables de su propio trabajo. Significa que los empleados y equipos de todos los niveles de la organización, tienen el poder para tomar decisiones sin requerir de la autorización expresa del superior. Con ello se crea un ambiente en el cuál los empleados de todos los niveles sienten que tienen una influencia real sobre la eficiencia del negocio, dentro de sus áreas de responsabilidad.  Creamos en los empleados una involucración para alcanzar las metas de tu organización, con un sentido de compromiso y autocontrol. ¿Con qué finalidad? Al ofrecer responsabilidad absoluta a nuestros empleados al igual que poder para decidir, estaremos dándoles la sensación de que su trabajo, así como el objetivo final de la empresa, dependa de él. Por consiguiente, una persona que piensa que su empresa funciona gracias a él o su puesto de trabajo, se siente sumamente importante. Se sentirá sumamente motivado, y a su vez se sentirá sumamente feliz. Y una persona feliz rinde entre el 65% y el 100% más que una que no lo es en su puesto de trabajo. Esto es el doble. No es ninguna broma. De hecho, éste es uno de los objetivos que buscan los líderes cuando trabajan empoderando. El otro es conseguir que tus empleados no te necesiten para realizar cualquier trámite o acción por pequeña que sea. Por consiguiente, tú como líder, dispondrás de más tiempo para realizar tareas de real importancia para tu empresa.

 

Empowerment significa dar poder a los demás para decidir y actuar con responsabilidad y compromiso.

 

No creamos “zombies”. En nuestro argot esta palabra es bastante común. Un zombie es una persona que no piensa. No queremos esto en nuestras organizaciones. Por el contrario, es importante que cada una de las personas que están en nuestro equipo de trabajo piense y actúe por sí misma. Es nuestra responsabilidad que así sea, ya que los zombies son creados por los propios líderes. En una situación en la que un miembro de tu equipo no sepa cómo actuar, tú como líder, has de realizarle las preguntas poderosas pertinentes para que él, de forma autónoma, pueda encontrar una solución.

 

Su meta es transmitir una cultura para realizar con libertad, iniciativa y autonomía, los distintos roles de tu empresa; y en la que pongan en juego su ingenio, iniciativa y creatividad.

 

Debemos tener claro que no constituye una simple delegación de tareas y responsabilidades, sino que tú, y repito, con tu role de líder, debes guiar a tu gente para convertirlos en “gerentes” de su puesto de trabajo.

 

 

 

Entendiendo la filosofía del Empowerment, el líder entenderá que la responsabilidad es de todos y los sentimientos de los miembros del equipo requieren especial importancia; es vital entender a los demás, motivarles. El reconocimiento constituye una fuente vital. Fomentar el compromiso, crear un clima de innovación, libertad de ideas y emociones.

 

Está claro que el proceso de adopción de una mentalidad así es lento, y debe hacerse de forma gradual, porque este es un viaje en el cual, todos los miembros de la organización toman parte.

 

 

 

Las 10 claves para dar poder:

 

 

 

1-      Delega autoridad a tus empleados.

 

2-      Confiere el sentimiento de que el puesto de trabajo de tu empleado depende exclusivamente de él.

 

3-      No crear zombies.

 

4-      Deja que tu empleado busque la salida al problema.

 

5-      Realizar preguntas poderosas.

 

6-      La responsabilidad es de todos.

 

7-      Todos pensamos, todos hacemos.

 

8-      Los sentimientos de los miembros de tu equipo son importantes.

 

9-      Entiende a los demás antes de intentar que te entiendan a ti.

 

10-  Da motivación y ten paciencia.