Al igual que un director de cine puede cambiar el efecto que ejerce su película sobre los espectadores, tú puedes cambiar el efecto que cualquier experiencia de tu vida tiene sobre ti mismo. El director puede variar el ángulo, el volumen, el tipo de música, el color, la nitidez de la imagen y la velocidad del movimiento, generando así en el público los estados que desea. Tú, si quieres, puedes dirigir tu cerebro de la misma manera.

Hoy te muestro una práctica de PNL que aprendí leyendo a Tony Robbins. Genera un gran poder en mis clientes y por supuesto en mí.

¿Estás preparado? Keep Reading →