Todos conocemos los famosísimos juegos de piezas construibles LEGO, pero muy pocos sabíamos qué gran poder nos pusieron en nuestra mano, si lo utilizamos con nuestros equipos de trabajo. Siempre digo a mis clientes que observen sus recursos. Todo lo que te ayude a alcanzar tu meta, es una herramienta puesta a tu disposición que debes aprovecharla. Y ésta funciona.

 

Conocí esta “metodología hace poco más de un año. Me entusiasmó tanto que estudié para poder impartir estas prácticas en todas aquellas empresas que estuviesen dispuestas a sentir el poder del juego en sus equipos, e incluirla en el dossier formativo de JDR Coaching. Y ¡qué bien me vino!

 

Y digo “qué bien me vino” porque yo mismo la usé en momentos de cambios en JDR Coaching y desde entonces, cada vez son más las organizaciones que prueban a usarla dentro de sus cursos habituales.

 

¿En qué consiste? Muy sencillo; en construir con las piezas, y argumentar tu obra para superar un reto.

La metodología se utiliza en las empresas que buscan maneras innovadoras de aumentar el compromiso, la confianza, las ventas  y la visión de sus directores o empleados. Ha resultado relevante en contextos en los que hay que articular escenarios y pruebas, fusiones o adquisiciones, desarrollo de marca, liderazgo, reestructuraciones de equipos, la entrada en el mercado y análisis competitivo. Y en el ámbito de la creatividad e innovación adquiere potencia para extraer de los equipos ideas más impactantes, mejorar la toma de decisiones, hallar oportunidades, estimular el espíritu empresarial, mejorar el liderazgo, resolver conflictos y por supuesto mejorar la comunicación dentro de la empresa o el grupo de trabajo.

 

Sabíamos que daba resultados positivos  desde el principio porque fue la propia LEGO quien la puso en práctica en momentos de baja productividad. Surgió como desarrollo para dar respuesta a reflexiones y cuestiones de índole estratégica que LEGO se estaba planteando a sí misma, como compañía. El desarrollo de la metodología tuvo el apoyo de la Escuela de Negocios de IMD Laussane (Suiza) como parte académica del proceso. Así surgió una metodología robusta y compacta que puede ser transferida a otras compañías de cualquier sector y tamaño.

Sirve en el ámbito del desarrollo de la estrategia de una compañía, a la hora de evaluar relaciones con socios y clientes, y para la gestión de equipos de venta. También se utiliza en el departamento de innovación y creatividad. Las organizaciones tienen que aprender a pensar de manera diferente, y especialmente aquellas que se encuentran en entornos cambiantes y altamente competitivos.

Pero mejor que hablarte de qué es, prefiero que conozcas sus beneficios. Mejora la comunicación con los equipos y entre las personas. El uso de las piezas Lego actúa como catalizador y cuando se las utiliza para la construcción de nuevas ideas desencadena procesos que antes desconocíamos. Los participantes desarrollan habilidades para comunicarse de forma más efectiva, con los miembros de su equipo y con los clientes, para comprometerse. Actúa como ‘vía rápida’ a los verdaderos problemas. Permite tomar más decisiones, mejor y más rápido, evitando reuniones largas e improductivas. Es una metodología orientada a lograr la participación del 100% de los participantes en la sesión, a diferencia de las obsoletas reuniones de trabajo en las que habla uno y los demás sólo escuchan; por lo tanto hay un compromiso de todas las personas involucradas en el reto.

Otro gran beneficio es que es divertido. Una práctica divertida tiene un porcentaje de efectividad y eficacia muchísimo más alto. Literalmente, lo que se aprende en una práctica de Lego Serious Play, difícilmente se olvida. Se queda grabado a fuego en tu mente y te empuja hacia la acción. No solo has construido una solución al problema, sino que vas a llevarla a cabo; tú, tú compañero, y tu otro compañero… todos.

Las discusiones y conversaciones se enfocan en los bloques y no en las personas. Se construyen metáforas con la intención de resolver algún problema o mejorar una situación. Yo, personalmente, lo he puesto en práctica en empresas para mejorar la comunicación interna, resolver conflictos y aumentar las ventas en un equipo comercial. Y a diferencia de una simple reunión, el resultado es espectacular.

¿Por qué funciona? El 80% de las células cerebrales están conectadas con las manos. Si piensas mientras construyes, lo haces más rápido. Encuentras soluciones de forma automática e intuitiva.

Vas a construir lo primero que se te venga a la mente para resolver un reto. El objetivo es que después de construir te inspires en una metáfora. La verdadera riqueza del ejercicio estará en la metáfora.

¿Qué pasos has de dar? Selecciona las piezas. Conoce tu reto. Construye la respuesta al reto con las piezas de LEGO, Observa lo que construiste, Describe tu respuesta y construcción; a esto lo llamamos “historia”. Y  por último, sólo habla de lo que construiste.