¿Sabéis qué es la resiliencia? Resiliencia es la capacidad de levantarte una y otra vez cada vez que te caes. Cada vez que fallas, piensas en tu error y sigues adelante. Una y otra vez. Es vital para llegar al éxito. ¡No te rindas!

No creas que cuando vas a por algo, todo te va a venir de rosita. El camino va a tener altibajos, montañas, ríos que atravesar. Te caerás. ¿Sabéis lo que hace la gente exitosa cuando tiene un fracaso? Pues no se auto-castiga cuando erra. Aprende y sigue el camino.

 

Seguro que muchos de vosotros ya conoce a Tony Robbins. Es un coach norteamericano. Se podría decir que está en la cúspide. No solo está en la cúspide sino que lleva años subida en ella. Ha sido coach de muchas de las personas más importantes y relevantes del mundo. Muchísimos artistas, deportistas, políticos, empresarios, que se os puedan venir a la cabeza.

Pues bien, este hombre, se convirtió en un excelente orador público porque en sus comienzos,  en lugar de una vez a la semana, se comprometió a hablar en público tres veces al día. Mientras que otras personas de su organización se impusieron hablar cuarenta y ocho veces al año, él hacía eso mismo en apenas dos semanas. Así pues, al cabo de un mes ya había adquirido dos años de experiencia.

Y un año más tarde, él ya tenía diez. Sus compañeros hablaban de su buena «suerte» por haber nacido dotado de ese talento «innato», pero el dominio de una habilidad cuesta el tiempo que tú quieras dedicarle.

¿Creéis que fueron excelentes todos sus discursos? ¡Para nada! Se equivocó muchísimas veces, pero se aseguró de que aprendía algo de cada experiencia. Se caía y se levantaba otra vez.

Actualmente ir a uno de sus talleres o conferencias cuesta bastante dinero. Llena estadios de fútbol y sus conferencias se traducen en directo en varios idiomas.

“Ser resiliente”. ¿Qué hubiese pasado con Albert Einstein si se hubiera rendido cada vez que fallaba en una de sus teorías? Le decían: “Ya te has vuelto a equivocar”. ¿Sabéis lo que respondía? “No, ya he aprendido otra manera de no hacerlo”.

Supongo que no os sonará el nombre de Nick Viujicic, pero si buscáis su foto a través de internet, estoy convencido que habréis oído hablar de él. Creo que puede ser el ejemplo de resiliencia y superación más extremo que podríamos observar.

A veces en la vida, cuando uno se cae, puede sentir que no tiene fuerzas para levantarse de nuevo. Ahí está ese momento en el que te ves en el fango y te preguntas: ¿Por qué me pasa esto a mí? Parece imposible volver a levantarte, peo no es así. Como dice Nick, puedo caerme 100 veces y levantarme. Y si me caigo otras 100 veces… ¿creéis que si fracaso me daré por vencido? ¡NO!

Si fracaso, lo volveré a intentar. Otra vez y otra vez. Porque ese no es el fin. Lo importante es cómo termina. Lo importante es lo que hayáis conseguido e intentado una vez que ya no estéis aquí. Mientras tanto, caerte sólo te sirve para levantarte una vez más, aprender que esa no es la manera y buscar otra para conseguir tus sueños.

 

Walt Disney: El famoso dibujante, animador y productor de cine fundó su primera compañía de animación en Kansas en 1921 y de ahí cosechó un éxito tras otro creando personajes e historias entrañables. Sin embargo, en su adolescencia trabajó como repartidor de periódico, y más tarde el editor de un diario para el que trabajaba lo despidió por ‘falta de imaginación y buenas ideas’.

Michael Jordan: Durante su segundo año de bachillerato, años antes de convertirse en uno de los jugadores más famosos del mundo, Michael Jordan fue rechazado del equipo de básquet de su escuela. Aquí una de sus frases más famosas: ‘He fallado una vez tras otra en mi vida. Y es por eso que he triunfado’

Los Beatles: Antes de alcanzar la fama, la banda inglesa consiguió un contrato con la productora Decca Recording, que grabó 15 de sus canciones. Sin embargo, los productores no quedaron complacidos con el grupo y les dijeron: ‘No nos gusta cómo suenan, no tienen futuro en la música’.

Ejemplos de resiliencia hay muchos. De personas muy famosas. Estaríamos aquí todo el día, y esa no es mi intención. Pero lo que quiero que sepáis es que cuando centras tu poder en lo que quieres, pocas cosas pueden pararte.